sábado, 17 de enero de 2009

Un deseo muy pero que muy especial

El otro día comentaba que había recibido un retal precioso junto con un deseo de una persona muy especial. Acabo de darme cuenta que todavía no lo había colgado... ¡no tengo perdón!
El deseo es de la abuela, la abuela materna de Mario, una persona excepcional, maravillosa, con un corazón tan grande que a veces tengo la sensación de que se le va a salir del pecho. Hace años, cuando conocí a la abuela Rafa, noté cómo el corazón me dio un vuelco. Yo tenía una relación extremadamente especial con mi abuela materna, que murió, por desgracia, hace muchos años. Sin embargo, todavía hoy al recordarla, sólo escribiendo estas palabras, mis ojos se emocionan.
Cuando conocí a la abuela Rafa y la miré a los ojos... vi algo de mi abuela en ella. Y no me equivoqué. Recuerdo perfectamente aquel día. Desde entonces, entre la abuela y yo ha habido siempre una relación muy especial. Durante un tiempo vivimos en Madrid y tuve la suerte de compartir mucho tiempo con ella.
Hace unos días, mi suegra, nos entregó el deseo que la abuela había preparado para nosotros con su ayuda. Creo que no hace falta que diga nada más... Os dejo sus palabras.
De la abuela Rafa, tu bisabuela. Ojalá llegues a tiempo para conocerla.

6 comentarios:

Elén dijo...

Que bonitooooo,
Seguro que va a ser el deseo más especial de todos, para ti y para Mario, pero sobre todo para vuestr@ peque.
Es una suerte también que vuestra familia esté tan implicada en la colcha, con deseos y todo, porque parece que muchas veces, sólo los que adoptamos nos ponemos a ello.
Mucha mucha suerte,
un besazo

ludy11 dijo...

Seguro que llegara y sera muy muy feliz.

Uge dijo...

Imagino, que una ilusión muy grande, no es para menos.
Será uno de vuestros deseos preferidos.

Uge dijo...

Imagino, que una ilusión muy grande, no es para menos.
Será uno de vuestros deseos preferidos.

Carmi dijo...

Que ilusión, que hermoso... cuando empezamos a buscar a nuestro hijo adoptivo... enfermaron y fallecieron mis dos soles... la abuelita y la tia abuela... y cada día que pasa junto a nuestro hijo las imagino viéndole...
Es un regalo para toda la vida... uno de los más hermosos.. y que cuando sea adulto apreciará y agradecerá...
Que bien que todos esteis implicados en la colcha.
Un beso
Carmi

Tus Papás dijo...

Hola,
Ya verás como sí que llegará a tiempo de conocerla.
Es un deseo muy especial como dices tú, te va a quedar una colcha bonita pero una colcha a la vez muy especial.
Un abrazo,
Elisabet y Francisco