jueves, 26 de noviembre de 2009

Mi concepción fue adoptante



Miro atrás y al cerrar los ojos puedo volver a vivirlo. Fue una decisión meditada, madura, responsable. Habíamos leído todos los documentos y los habíamos rellenado con esmero. Nuestra mejor letra, nuestros mejores sentimientos, nuestras ilusiones… todas plasmadas en un papel en el que hacíamos nuestro ofrecimiento como familia adoptante. Cerrando los ojos puedo sentir incluso cómo me latía el alma por dentro y cómo las lágrimas intentaban asomarse a unos ojos ilusionados. Así fue el día de nuestra concepción. Hoy me pregunto si cuando decides tener un hijo biológico recuerdas exactamente igual el día en que lo concibes; ese momento único e irrepetible en que dos almas se fusionan para buscar una tercera fruto de un amor irrefrenable. Estoy segura de que no, de que no cierras los ojos y recuerdas ese momento. De hecho, estoy segura de que la gran mayoría de veces ni siquiera saber qué momento de aquellos fue.

Mi concepción fue adoptante y como tal, fue única y excepcional. Hoy hace 2 años desde aquel día en que, emocionados, nos entregábamos EN FIRME al mundo de la ADOPCIÓN y empezábamos a caminar. Hemos aprendido muchas cosas, muchísimas. Nos hemos preparado para el día en que llegue el alumbramiento. Un “dar a luz” sin fecha, sin fecha aproximada. Y hoy, además, recibimos la noticia de que “no hay suficientes niños como para terminar de asignar los expedientes de marzo 2006”. Nosotros somos de julio de 2008. Mil preguntas rondan mi ser y hoy empiezo a entender el por qué muchas familias prefieren retirarse de la conexión del mundo adoptante hasta que sus fechas se aproximan.

Hoy, exactamente 2 años después de empezar a caminar, sé mucho más de lo que antes sabía. Estuve toda mi vida esperando tener 30 años para adoptar en China y ese mismo día, ese día en que cumplía los 30, una llamada de Consellería nos dio cita para empezar los cursos. ¿Fue una señal? Me enfrenté a esa formación con un “a ver por qué tenemos que formarnos para ser adoptantes cuando las familias biológicas no se forman para crecer” pero salí de allí sabiendo que la formación es necesaria, porque las familias adoptantes necesitan cualificarse para ello. Nos enfrentamos con pánico a unas entrevistas en las que habíamos medido todas las palabras, limpiamos la casa como nunca… Y finalmente te das cuenta, a pesar de los llantos esos días, que eres una familia normal, como cualquier otra, con tus pros y tus contras, pero con una mente abierta, con capacidad de adaptación, tolerante, dispuesta a amar de forma incondicional. He aprendido a sentirme totalmente orgullosa de ser adoptante.

Durante todo este tiempo he realizado un curso de experto universitario en adopciones, para saber más. He leído mucho, he compartido mucho. He encontrado una familia del corazón, esa que no encuentras si no eres adoptante. He participado en la creación de Adopta2, la asociación de familias adoptantes de la Comunidad Valenciana. He escrito un cuento, ESPERÁNDOTE, y he soñado casi a diario con leerlo a mi tesoro, llegue cuando llegue. He reído, he soñado, he llorado.

Y hoy, precisamente hoy, dos años después de empezar a caminar, decido que debo retirarme. Debo tomarme un tiempo, aislarme de este mundo durante el tiempo necesario para volver a recuperar las fuerzas. He decidido hacer una pausa, abandonar este mundo durante un tiempo y acompañar en este camino a los que, ya en su día, decidieron “no saber para que no duela”.

No, no es un ADIOS, es un hasta luego. Un hasta luego necesario para poder seguir caminando fuerte, para seguir ESPERÁNDOTE, pero con fuerzas.

13 comentarios:

Monika dijo...

NO NO NO y NO! NO nos dejes, no estas sola ni la única que estás recibiendo palos, si yo te contara.... no dicen que el que la persigue la consigue???? pues venga!!!

V dijo...

Pues se te encontrará a faltar, sí. Pero entiendo que en un momento dado se pueda necesitar un parón o un cambio, como también comprendo todo lo contrario.Lo bueno es sentirse cómodo en las decisiones o caminos tomados así que si vuelves te leeremos y sinó nos acordaremos de ti. Mucha suerte en el futuro.

Laura dijo...

Silvia, entiendo la decisión... es necesario a veces desconectar un tiempo, saber poner distancia a lo que nos duele y a lo que por mucho que nos duela no podemos hacer nada por solucionarlo...
Espero verte muy pronto por aqui con los aires renovados, las energías arriba y una sonrisa en loslabios.
Laura.

mar dijo...

Yo también entiendo tu decisión y la respeto.
¡¡Hasta pronto!!
Un abrazo fuerte
mar

Eva dijo...

Silvia!! Te voy a echar de menos, pero t ENTIENDO!! Yo misma lo necesite no hace mucho y es necesario.
Mentalmente este proceso es agotador en muchas ocasiones y, aunque tiene mil cosas lindas, es tan largo q terminamos centrando nuestra vida en nuestro futuro bebe. Pasamos así los días y se nos olvida el resto del mundo o lo pasamos a un segundo plano.
Aquí estaremos esperandote para cuando quieras regresar!!
Un besito muy muy grande,

Eva

Nür dijo...

Estaremos aquí a tu vuelta, preciosa.
Un abrazo enorme,
Nür

gloria dijo...

Vale, pero cómo es un hasta luego, aquí estaremos esperándote... hasta que regreses.
Un abrazo

Cris y Raul dijo...

Siento mucho que te vayas, pero entiendo que necesites tiempo y espacio. Es una decisión dura. Este camino está llenos de piedrecitas y eso sólo lo sabemos los que nos metemos en él, pero si ahora necesitas hacer un alto, es lo que debes hacer.Espero que este parón sea corto y vuelvas a recuperar las fuerzas, las esperanzas.
Besos

Anónimo dijo...

Silvia,

mucho ánimo y a ser fuertes. Tu decisión es la correcta. Ya sabes que estaremos pensando en ti.

un besito bien fuerte,

Lucia V.

Manuel dijo...

Hola, Silvia cuanta razón tienes esto es agotador y creo que las decisiones no se toman a la ligera y tu, seguro que esta la has meditado muchisimo, yo la respeto y espero que te encuentres con fuerzas y ganas para volver algun dia y si no que seas siempre muy feliz en la vida.Muchos animos y no te rindas, lucha por tu sueño y venceras seguro.

un fuerte abrazo.

julieta dijo...

Hola Silvia, acabo de leer el libro que nos mandaste, todo este tiempo lo has aprovechado muy bien y el que queda tiene que ser igual,intenta ser positiva y paciente. Aquí detrás siempre estaremos para acompañarnos en el camino. Un saludo.

Isabel dijo...

Sílvia, sabes que entiendo y comprendo tu decisión. En mi primera adopción lo hice durante el periodo de espera, no quería agobiarme hasta que fuese el momento. Y en este segundo proceso también lo estoy intentando aunque ahora esta resultando más dificil. Que descanses y que vuelvas con fuerzas renovadas. Sabemos perfectamente que son necesarias.
isa

asun dijo...

Silvia esperamos que pronto estes por aqui.Te entendemos perfectamente porque todos pasamos por estas malas rachas en algun momento.Es lo que tiene esta espera desesperante.Pero ánimo que que el 2010 nos devuelva la ilusión con muchas asignaciones.Un abrazo.Por cierto te dejo un regalito en mi blog