martes, 24 de julio de 2012

La familia del corazón

Hoy leía la entrada del blog de una de esas personas a las que considero parte de mi familia del corazón y me ha removido un poco los sentimientos.

La adopción es un camino hacia la maternidad diferente, un camino en el que lo físico queda relegado por lo sentimental. A las mamás adoptantes no nos crece la tripa pero sí nos duele el alma. Una espera que pasa de 9 meses a más de 5 años... incluso 10.

Cuando estás embarazada la gente te pregunta cómo estás, para cuándo nacerá el bebé, si has preparado el nido, cuánto pesa, cuánto mide... Personas desconocidas te ceden el asiento en el autobús o en el metro o incluso en la sala de espera del médico. Recibes regalos para tu hijo en tu embarazo incluso el día de tu cumpleaños. Todo el mundo le espera con ilusión y paciencia.

Sin embargo, cuando tu embarazo es adoptante, nadie sabe que estás embaraza. No hay regalos, nadie te cede el asiento. Aquellos que saben que esperas no preguntan por desconocimiento, por miedo, porque no comparten tu decisión, porque ven en ella una locura. Otros no te preguntan porque sencillamente no les interesa y no se sienten con la obligación de hacerlo como cuando estás embarazada. La familia, al menos la mía, a excepción de mi sobrina y mi cuñada nadie pregunta, nadie sabe absolutamente nada de nuestro proceso. De hecho, desconocen hasta mi blog que ya ha cumplido casi 4 años y medio. Nadie de mi familia sabe cómo va el proceso, ni que tuvimos que "descasar" a mi marido para volver a casarlo, ni siquiera que llevamos semanas de peleas con el Registro Civil, con la Consellería... Nadie sabe que nuestro camino hacia la paternidad se abre de un modo diferente. Y al igual que pasa con la familia ocurre con los que hasta entonces fueron mejores amigos.

Sin embargo... ahí está nuestra familia del corazón; esas personas que llegaron a nuestra vida a través de este camino. Esas personas que dejan todo lo que tienen que hacer para consolarte una tarde vivan donde vivan, estén donde estén. Esas personas que te ayudan a redactar las cartas para la Administración, que empujan, que te miman, que te levantan cuando te caes, que no te dejan desfallecer, que te hacen reír, que se imaginan contigo cómo serán tus hijos, cuándo llegarán, cómo llegarán. Esa familia del corazón que sueña contigo, que no pasa ni un sólo día en el que no te pregunta cómo estás o cómo te sientes o te recuerda que hoy queda un poco menos. Esa familia a la que te abres como si llevara toda la vida en tu vida cuando descubres que hace apenas unos años o unos meses que les conoces. Esas personas que cuando te notan de capa caída te llaman, te mandan un wassup, un mail... Esa familia del corazón que ve dentro de ti, dentro de tu corazón, que te acompaña, que te guía, que te quiere, que te mima.

Y es entonces cuando te das cuenta de que tu familia o los que antes fueron amigos siguen ahí... aunque sientas muchas veces que lo más importante para ti no lo es en absoluto para ellos.

Para eso, y por eso... MUCHAS GRACIAS FAMILIA DEL CORAZÓN. A todos y cada uno de vosotros ¡Qué sería de los adoptantes sin nuestra familia del corazón! La mejor familia del mundo.

PD. Ahhh, y gracias Susana por recordarme que la familia del corazón es también la que considera que no estás loca cuando lloras amargamente un día por un hij@ que no existe, cuando ríes a los diez minutos, cuando les dices que te desmayarás el día que te asignen (que ya sabemos que no seré la primera), cuando gritas TOMA TOMA TOMA... por los rincones... Cuando vives las asignaciones de la familia del corazón como si fueran tuyas... Ay dios... GRAN FAMILIA. La Mejor Familia del Mundo.

16 comentarios:

Meri dijo...

Silvia, estoy taaaan de acuerdo con tu entrada, que no hay nada más que añadir.
Te mando un besote y GRACIAS ti también, preciosa!!!

Susana dijo...

Ohhh!!! Me has dejado sin palabras. Que bonito... Y olvidas una cosa, con la familia del corazón, esa que no importa el tiempo que la conozcas, eres capaz de reírte de la espera, de no sentirte rara por pensar que te vas a desmayar cuando te asignen, eres capaz de ponerte nerviosa aunque queden años de espera, o capaz de organizar un viaje al otro lado del mundo para ver la asignacion de tu familia del corazón. Ay amigos, cómo os queremos...

Sandra dijo...

Pues igual que Meri, nada que añadir...preciosa entrada llena de verdad! Que lazos se llegan a formar entre gente que conecta desde el corazón!

Mil besos!

Pepita de Melón dijo...

Nadie, como esa familia del corazón, podrá comprender lo que pasa por vuestra mente y vuestros corazones. Para los demás puede ser desconocimiento más que desinterés. Yo todavía me acuerdo cuando iba en el coche con tu hermano y me contó que habíais empezado el proceso de adopción en china y que nosotros seríamos los padrinos!! No te puedes imaginar lo que lloré!! Me emocionó muchísimo saber que por fin tendríamos al/la chinit@ que tanto habíais esperado desde que os conocí. Hoy, casi 5 años después, sigo esperando con la misma ilusión de entonces que llegue ese día en que pueda abrazar a mi sobrin@.

Besotes hermanita!!!

Anónimo dijo...

Aysss Silvia...me has emocionado
Que preciosa entrada
No quiero ni pensar el día que seas asignada...me voy a poner a llorar a gritar...
Silvia que te quiero un montón!!
Manuela

fabiana dijo...

Me encantó esta entrada, en todo este tiempo que te leo he aprendido muchísimo! Te mando un gran abrazo, y espero con ansias ese momento en el que tu peque esté en tus brazos.

Lidia dijo...

Está claro que no hay nadie en el mundo que pueda entender mejor por lo que pasamos a lo largo de tan larga espera, que aquell@s que vivimos o han vivido lo mismo. Un abrazo.

Daniel Alvarez dijo...

Amiga, que nuestros caminos se entrelacen es una de las mejores cosas que nos han ocurrido durante nuestra espera. Os queremos muchísimo y nos sentimos correspondidos, comprendidos y escuchados. Con vosotros podemos compartir cosas que no entiende la gente que no está inmersa en este proceso, podemos hablar de mil cosas que sólo gente especial es capaz de saber escuchar... Gracias por dejarnos formar parte de esa maravillosa familia del corazón. Sois lo mejor.

Elizabeth dijo...

Hermoso Silvia, efetivamente, tenemos a nuestra familia de corazón, esa eu comparte con nosotros la idoneidad, la espera, las dudas y los miedos y claro, que estaremos ahi cunado te asignen.
Te mando un abrazo!

Manoli dijo...

Silvia que bonita entrada, y que razón tienes en todo lo que dices, en este camino conoces a gente estupenda a la que comprendes y a la que sientes muy cercana, aunque este muy lejos físicamente, esta gran familia del corazón nos hace la espera un poquito mas fácil, lloramos juntos y nos reímos juntos también con las buenas noticias, sólo nosotros que estamos en este embarazo tan especial somos capaces de entender como bien tu dices por que se llora y por que se rie cuando aún nos queda esperar a esa maravillosa llamada.

Muchos besos.

Chiquita adorada dijo...

Y la familia del corazón cruza fronteras y oceános y siempre está ahí para oír, para reír y para llorar. Qué lindo haber conocido a gente como tú!! Abrazos mexicanos

Rosa dijo...

Tus reflexiones son mis reflexiones. En este camino solo te entiende aquellas personas que lo recorren como tú. En ocasiones es doloroso ver que nadie se implica en tu maternidad y que el tiempo pasa y lloras en soledad. Gracias a tod@s los que aun sin conocerte te apoyan en los malos momentos y comparten los buenos. No te conozco pero te envío un fuerte abrazo desde Tenerife

mis fotografías dijo...

Tienes toda la razón en tus reflexiones. Por desgracia, hay gente que sigue pensando que nuestros hijos, por el hecho de ser adoptados, son hijos de "segunda". Anuos queda mucho camino por recorrer, muchas cosas por aprender y muchas cosas que enseñar tambien.
Abrazos de una MAMA.

Mis cambio dijo...

Silvia comparto todas y cada una de tus palabras..no solo eso mis hijas han encontrado en esta espera a sus tios de corazon...y son tan importantes para ellas. .. Por ello gracias por poner palabras a nuestro sentimiento
besos
isa mama de verodan y lianian

Ana dijo...

este proceso nos enseña desde el primer minuto a querer como familia a quienes no llevan nuestra sangre y a sentir como amigos de toda la vida a quienes hace sólo unos días que conocemos o inluso a quienes sólo conocemos en la distancia a través de las teclas.
me siento afortunada de tener una familia del corazón y te doy las gracias, Silvia, por formar parte de ella.
besos

Pia dijo...

Hola Silvia, Me llamo Pia y soy de sevilla y la verdad que te sigo casi desde el principio, yo soy monoparental y mi expediente entró en china el 19 de Marzo de 2007,pero tengo la idoneidad desde septiembre de 2005..., la verdad que hay días en los que te levantas y te preguntas que para qué todo esto, si realmente merece la pena la larga espera... pero son unas milesimas de segundos porque enseguida te imaginas a tu hij@ en brazos besandote y diciendote mama... que gran palabra... Te quiero decir que estoy de acuerdo en lo de la familia y amigos... aunque en mi familia me apoyan y la verdad que si están pendiente hay alguno que otro que me dice que desista... que con la edad que tengo, para que quiero complicarme la vida... (que sabran de complicaciones...)

Bueno no se si te llegará mi comentario, pero solo quiero enviarte animos y un beso... Gracias por compartir tus sentimientos conmigo...