jueves, 29 de septiembre de 2016

Niños perdidos

Durante unos días he estado escuchando en la radio comentarios sobre lo humano que es Rafa Nadal porque ha detenido un partido debido a una niña perdida entre el público. Y la verdad es que a pesar de no haber visto el vídeo, era consciente de que tenía un bonito final. 

Y, mientras imaginaba las imágenes del momento, recordaba mi tiempo gestionando una unidad de niños perdidos en un parque temático. Durante varios años, UNA ÚNICA VEZ unos padres, llorando desconsolados, abrazaron a su hija al reencontrarse. El resto de momentos, y fueron muchísimos niños, fueron realmente desconcertantes: nunca sabía si vendría un tortazo, un cachete en cualquier parte del cuerpo, una tirada de pelo o un empujón. A veces los niños se perdían, algunos sin llorar, otros llorando... y yo, mientras tanto, sólo me preguntaba qué ocurriría cuando sus padres llegaran. 

Me ha encantado la noticia sencillamente porque me ha llevado a unos recuerdos que ya había almacenado en algún lugar dentro de mi. He vuelto a pensar como tantas veces antaño qué es lo que hace que unos padres agredan a sus hijos y otros les abracen. Antaño pensé que era sencillamente, frustración. Hoy, sin embargo, pienso que es ego. Perder a un menor implica que el adulto no está pendiente del pequeño. Imagino que la frustración y el ego, unidos, hacen que los reencuentros, en lugar de ser bellos, sean agresivos. 

Precioso momento de encuentro. Mamá e hija felices de reencontrarse. Gracias, Rafa Nadal, por ser consciente de la importancia del momento. 


1 comentario:

Huro dijo...

Una vez Miss C. se escondió , yo la llamaba y no contestaba. Pense que se había perdido, que no la volvería a ver nunca. Después de varios minutos y a punto de llamar a seguridad de un centro comercial , una señora me miró y me dijo muy bajito: Está ahí escondida bajo la mesa. Que cara pondría que la señora me dijo ; calma no pasa nada son niños. Si no llega a ser por esa señora no se como hubiese reaccionado la verdad. Solo sé que el pánico se apodero de mi y solo quería matarla por lo mal que lo habia pasado. Esa es mi verdad