viernes, 22 de enero de 2010

Princesas olvidadas o desconocidas


Desde que empecé con el proyecto de ESPERÁNDOTE no he dejado de navegar y navegar entre cuentos. Ha llegado un punto en el que incluso llego a reconocer a los ilustradores de algunos cuentos con sólo mirar las imágenes. Los cuentos siempre han sido una perdición para mí y ahora lo son mucho más.


He decidido, para hacer un poco más entretenida esta espera, regalarme un cuento cada mes, cada día 28, para celebrar que queda un mes menos.

Estoy “casi enamorada” de dos de mis adquisiciones. Una de ellas la compré el año pasado, en francés, durante nuestras vacaciones en el Loira. Siempre que puedo compro los libros en versión original si da la casualidad que estén escritos en valenciano, inglés o francés. Pues bien… recorriendo la tiendecita del castillo de Chambord me llamó la atención un libro pequeño, que costaba 9,50 euros y cuya portada era todo color.  El cuento se llama PRINCESSES OUBLIÉES OU INCONUES, en español PRINCESAS, OLVIDADAS O DESCONOCIDAS.


Lo cogí y mi sobrina vino corriendo a ver qué era. Me contó que lo tenían en el cole, en grande y me contó las princesas que conocía. No dudé en comprarlo por el precio, por las ilustraciones… y por lo que encontré al leer únicamente unas líneas.
¿No conocéis a la princesa Blandina, que vive entre almohadones? ¿Y a la princesa Fasolá, hermana de la princesa Dorremí? ¿Y a la princesa Varaseca, que siempre está crispada? ¿Y a la Efímera, que sólo es princesa por un día? ¿Y a las princesas del reino de Siam Ding y Dong? ¿Y a la princesa Deletrea de Eritrea que lee todo lo que encuentra y que gracias a Dios no es familiar de la Princesa Ana Al Fabeta? ¿Quieres saber cómo besan, de qué hablan o el divertidísimo lenguaje del abanico? ¿Has probado los bocaditos de reina? ¿Quieres saber cómo es la lágrima de una princesa? ¿Quieres encontrar a tu princesa? Pues... ¡no dudes en comprarte este cuento! Existen dos versiones; una grande y una pequeña. En FNAC el pequeño vale 10,50. Este año los Reyes lo han traído a más de una persona en mi familia. Y es que, ante ilustraciones y frases como ésta… ¿quién puede resistirse a comprarlo? Yo, para no quedarme “corta” lo tengo en francés y en español. Un cuento divertidísimo para los apasionados del lenguaje o de las ilustraciones. Totalmente recomendable para adultos y niños (de 6 a 8 años).

Os pongo unas cuantas frases de las que me apasionan:

Soñar es contarse historias que todavía no se conocenCantar es como colorear las notasBailar es como volar sobre el suelo Las palabras viajan y cuando vuelven ya no se las entiendeUn capricho no es más que una chispa de mal humor - Enfadarse es empujar una pared que no se moverá nunca - No sonreír es como dejar de regar las plantas - La noche es como un agujero en cuyo fondo se puede uno esconder - El ladrón es un mago al que nadie aplaude El azar es una historia de final desconocido - Los secretos están encerrados y su único deseo es escapar - Cuando olvido algo, es que una idea juega al escondite dentro de mí - El bosque es el jardín del mundo - Buscar sin saber quién es y estar segura, sin embargo, de reconocerlo

El cuento es de Philippe Lechermeier y la ilustradora Rébecca Dautremer. Editorial Eldevives.

El otro cuento que me encanta… os lo cuento otro día, jejeje.

3 comentarios:

ludy11 dijo...

Silvia, me encanta esta entrada. El cuento debe ser precioso, tiene una portada, super bonita. Y las frases que compartes con nosotras, mil gracias porque son ... verdad. Tomo nota de ellas porque me han gustado muchisimo.

Ah, muy buena idea lo de regalarte un cuento cada mes.

Muchs besitos

Uge dijo...

Una idea genial lo de regalarse uno cada 28 días, así la espera se hace más dulce.
Un besote
Uge

Arizana dijo...

Silviaaa, jajaja, yo también lo tengo, ese y otros cuantos también preciosos!!, soy una fanática de los cuentos con ilustraciones, tengo varios firmados por Elena Odriozola, otro de un amigo nuestro... no puedo evitarlo, me chifla autoregalarme libros con ilustraciones por el mero placer de contemplarlos!!, ésos, y los libros grandes de fotografías, sí, lo sé, estoy como una cabra!!
Besicos